Menu Principal

lunes, 27 de marzo de 2017

Opiniones Desechables: ¿Llega Tarde la Traducción de D&D?

La Noticia


La semana pasaba saltaba la liebre: al final habrá traducción al español de D&D 5a edición. El día del anuncio ya corrió como la pólvora por G+, y a estas horas no son pocos los blogs y vídeos de youtube que recogen la noticia. En principio tenía otra entrada programada para hoy, pero que quieren que les diga, como resistirse a comentar una noticia como esta. Simplemente es imposible. Y es que ya tenemos aquí la confirmación de algo que más o menos todo sospechábamos e intuíamos, que aquel famoso mantra de "D&D 5a nunca verá la luz en español" acabaría cayendo con el tiempo. Eso sí, le ha costado la friolera de tres añitos. Me dirán que ahora es fácil sumarse al carro de los que ya se lo "olían", y no lo voy a negar, pero si gente como Rappel, La Bruja Lola y compañía lo hacen todos los días, porqué no lo voy a hacer yo.


De todas formas esta vez hay algunas diferencias con respecto a lo que se ha hecho en otras ocasiones. Para esta edición, Wizards ha llegado a un acuerdo con Gale Force Nine (GF9) para que sea esta última la que gestione las traducciones (en esta primera tanda a ocho idiomas diferentes). GF9 está detrás de las cartas de conjuro para quinta y de varias pantallas para el Director de Juego. También distribuye varios juegos de mesa licenciados sobre Star Trek, Firefly o el Doctor Who. En ocasiones anteriores, Wizards ha trabajo en base a licencias, donde una empresa del país destino obtenía el derecho para traducir y distribuir el juego. En esta ocasión aparece un intermediario más, que se encarga de buscar los "socios" que distribuirán el juego en cada país y de coordinar los esfuerzos de traducción.

Bien, pues para España, ese socio ha sido Edge con traducción a cargo de un equipo liderado por Rodrigo García Carmona, creador de La Puerta de Isthar y promotor del sello editorial Other Selves. Por los pocos comentarios aparecidos por G+, parece que Rodrigo ha sido contratado directamente para le proyecto por la propia Edge, así que no entiendo el papel de GF9 como coordinadora de los esfuerzos de traducción.  

El acuerdo entre GF9 y Wizards cubre inicialmente la caja de inicio, el Manual del Jugador, el Manual del DJ y el Manual de Monstruos. Y por ende, esto es lo único que aparece en la página de Edge con fechas estimadas de publicación para septiembre, octubre y noviembre. Del resto de material ya publicado en inglés no se sabe nada. Y así llegamos a uno de los aspectos más controvertidos del asunto: el precio.

Y es que quien quiera tener D&D 5a en español va a tener que rascarse el bolsillo. La caja de inicio saldrá a 25€ (24.99€ para ser exactos) y cada uno de los manuales a 50€ (49.99€). Así que los tres manuales básicos para jugar saldrán al módico precio de 150€. Y poco más se puede decir, la verdad. Salvo que los estándares de producción de Edge suelen ser muy buenos y que si publican como han hecho con Star Wars de FFG muy bien, pero como lo hagan al estilo Achtung Cthulhu o Dark Heresy vamos dados.

Otra Noticia ¿Sin Relación?


Mientras tanto, Wizards no ha dejado de moverse. Durante la GaryCon que ha tenido lugar este fin de semana, han anunciado junto a Goodman Games (editores del Dungeon Crawl Classic y de un sinfín de aventuras) la publicación de un libro en tapa dura con las míticas aventuras B1 In Search of the Uknown y B2 The Keep on the Borderlands. Por lo visto el libro contará con las aventuras originales sin modificar más una versión adaptada a 5a y presumíblemente con algo de material adicional. ¿Y por qué comento esto en la entrada sobre la traducción de D&D al español? Pues porque hemos llegado al momento de las valoraciones personales y este anuncio está relacionado. Vamos allá.

El Desvarío Final


Que D&D se traduzca a nuestro idioma es siempre una buena noticia, empecemos por ahí. Hubiera sido mejor hace tres años, pero siempre está bien que el juego más famoso de todos los tiempos esté disponible en nuestro idioma. La pregunta aquí es ¿qué recorrido va a tener? y ¿A quién va dirigido? Todo el mundo parece estar de acuerdo en que si no hemos visto antes la edición en español es porque Wizards quería explotar el juego directamente, lo que puede tener sentido. También parece haber consenso en que el grupo que se dedica a D&D (el juego de rol) está bajo mínimos. Esto último podría explicar los acuerdos con Goodman o con GN9. Puede que Wizards no tenga --ni quiera tener-- los recursos para hacerlo directamente. La pregunta sería por qué ahora y no antes. 

¿Y si todos estos movimientos respondieran a que la venta de manuales básicos ha empezado a declinar (Wizards no da datos sobre sus ventas)? Quizás esperan compensar con acuerdos como el de Goodman y el de las traducciones --al menos por un tiempo--. Y aquí llega lo que de verdad me da miedo. En el pasado Wizards ha reaccionado siempre de la misma forma cuando las ventas de básicos declinan, sacando una nueva versión. Cuidado, no estoy tan loco como para decir que el año que viene vamos a tener D&D sexta, pero me da miedo que estemos entrando en la parte final de esta iteración.

Sumen a lo anterior el precio de la versión española y entenderán por qué mi alegría inicial se ha disipado casi por completo. ¿Llega tarde la traducción de D&D? Pues para mi sí. De primeras creo que no compraré los manuales y esperaré acontecimientos. Veamos como evoluciona la línea en inglés y si la línea en español tiene continuidad.


   

domingo, 12 de marzo de 2017

Opiniones Desechables: Necesitamos DJs

Como tio de un chico de 9 años y padre de una niña de 4 no les negaré que me encantaría que algún día compartieran conmigo la afición por los juegos de rol. Obviamente eso solo dependerá de ellos, como no puede ser de otra forma, pues como entes independientes acabarán desarrollando sus propios gustos y aficiones por encima de lo que a nosotros nos gustaría. Y eso está bien.

Sin embargo no puedo dejar de intentarlo, supongo que solo somos humanos y todos comentemos errores. No parece que esté solo en esto, más bien todo lo contrario. De hecho las entradas dedicadas a Pequeños Detectives de Monstruos y en especial a las dos aventuras que colgué en su día (y que pueden encontrar en la sección de descargas), son de las más populares de este blog. Así que como parte interesada en el tema intento mantenerme al tanto de cualquier propuesta para introducir nuevos jugadores en nuestra afición.


Les aseguro que no son pocas, ya sea en jornadas, en las aulas o en la casa de cada uno. Todas muy interesantes y llenas de buenas lecciones que aprender. Una de las últimas de las que he tenido conocimiento es la que comentaba +Javier Arce en su fantástico blog En los Gorgoten (ya tardan en añadirlo a sus favoritos si por alguna razón aun no lo tienen). Y pensando en esa entrada me di cuenta de un patrón que se repite en todas estas iniciativas (incluyendo mis penosos intentos familiares): los directores de juego somos nosotros. Siempre somos nosotros.

Y eso me lleva al desvarío de la entrada de hoy. En todas esas iniciativas (y salvo algún caso esporádico) las sensaciones siempre son buenas y los chavales que se acercan a nuestra afición suelen salir contentos con la experiencia. Eso parece indicar que los juegos de rol aun pueden resultar atractivos para los jugadores. Pero ¿y para los directores de juego? Eso ya se me antoja otro cantar.

Cuando yo digo que me gustaría que mi sobrino y mi hija participaran de mi afición no quiero decir que jueguen conmigo. Lo que a mi me gustaría es que algún día tuvieran sus propios grupos de juego con amigos de su edad. Creo que es la única forma de conseguir expandir de verdad nuestra afición. Eso no quita que espero que alguna partida se echen con este viejo rolero, pero si de verdad queremos que la afición siga viva entre la gente que viene por detrás, necesitamos nuevos directores de juego. Ser jugador es relativamente sencillo y requiere de poco más compromiso que el de participar en la sesión de juego. Pero ser el árbitro requiere mucho más. Una inversión en tiempo que probablemente es lo que más puntos le resta al asunto. Y así es como llegamos a la última parte de este artículo "cuñadil".

¿Han evolucionado los juegos de rol para facilitar la labor del DJ? Pues me parece que muy poco. De hecho incluso diría que no aprendemos de las lecciones que van quedando después de más de 30 años de juegos de rol. Uno puede encontrar cajas la mar de "molonas", libros con un arte y una estética muy actuales, un texto moderno y adaptado, juegos para que los padres introduzcan a sus hijos, etc. Todo dirigido a captar nuevos jugadores. Pero a la que te descuidas, no hay aventura de ejemplo, solo existe el libro básico -porque las aventuras no son rentables- o el mamotreto tiene más de 400 páginas y necesitas de un mentor que te ayude a a saber como "llevarlo a la mesa".

Seguro que hay algo ahí fuera, no estoy especialmente a la última en lo que a "teoría rolera" se refiere (aunque me encantaría saber del tema y agradeceré cualquier apunte en los comentarios). Quizás alguien piense que el D&D no es rol y que una mazmorra de las de toda la vida no tiene interés, quizás el Tome of Adventure Design (ojalá estuviera en español) es solo una colección de tablas. Quizás no acabamos de ver la gracia en una baraja de sucesos aleatorios y tal vez sea cierto que las aventuras no son rentables. Pero que quieren que les diga, las ilustraciones molonas y las cajas de diseño son necesarias, pero lo que yo hecho en falta es un texto que le explique a alguien que se acerca por primera vez a nuestra afición como puede preparar una partida en 30 minutos. Y en ese campo me parece que no hemos avanzado mucho. Abro mi viejo Señor de los Anillos y veo:

  • Un ejemplo de juego
  • Ambientación para comenzar a jugar con varias posibles localizaciones de aventura
  • Una aventura con sistema simplificado para un solo jugador a lo "elige tu propia aventura"
  • Una aventura completa para varios jugadores
  • Varias plantillas para llevar la marcha de la aventura
  • Varios mapas y "displays"


Es cierto que la organización del texto y los capítulos es bastante caótica. Pero es que de esto hace más de 25 años y tampoco veo nada mucho más novedoso hoy en día. Supongo que lo que trato de decir es que quizás estaría bien que los libros básicos fueran algo más que una presentación de las reglas del juego y se enfocarán desde el primer momento en reducir el tiempo que un DJ tiene que dedicar a preparar una partida al mínimo. Muy probablemente ahí tenemos un gran campo en el que innovar. ¿Y por dónde empezamos? Pues no tengo ni idea. Si la tuviera esto dejaría de ser un artículo escrito por un "cuñado".
  




domingo, 5 de marzo de 2017

Empire of Imagination: Gary Gygax and the Birth of D&D

Por pura casualidad he terminado esta semana el libro de Michael Witwer "Empire of Imagination: Gary Gygax and the Birth of Dungeons & Dragons". Para los que no lo conozcan es una especie de biografía sobre Gygax que se publicó en 2015. Hace unas semanas lo compré en oferta en su formato electrónico, y he aquí que no se me corre mejor forma de conmemorar su muerte que reseñando el libro. Bueno, si somos sinceros se me ocurre una forma mucho mejor, que sería jugar una buena partida de mazmorreo esta noche, pero visto que no va a ser posible, ésta es la mejor alternativa en la que puedo pensar.


Normalmente dejaría la valoración personal para el final, pero en este caso creo que es lo único que realmente importa: si me ha gustado y si lo recomiendo. La respuesta a ambas preguntas es sí. Aunque lamentablemente solo está disponible en inglés (al menos hasta donde yo sé). Eso sí, está escrito de forma muy amena. El libro va describiendo la vida de Gygax a través de pensamientos, escenas y diálogos que difícilmente tendrían cabida en una biografía ortodoxa. Para mi es todo un acierto y el gran número de referencias en las que se apoya permite que el libro no pierda credibilidad.

En cuanto al ritmo, el libro empieza algo lento, pero enseguida te engancha según nos acercamos a los años en los que Gary Gygax crearía Dungeons & Dragons junto a Dave Arneson. A partir de ese momento coge velocidad y nos va desgranando el auge y caída de TSR, y por extensión, del propio Gary. Al final vuelve a decrecer en intensidad e incluso se me llega a hacer pesado en momentos muy puntuales.

Con respecto al contenido, se ha escrito mucho sobre la truculenta historia de TSR y la creación y primera década de Dungeons & Dragons; El tratamiento de la figura de Dave Arneson, la maniobra de Lorraine Williams que dejó fuera de TSR a su creador, etc. Sin embargo este libro me ha descubierto varios capítulos de los que no tenía ni idea (tampoco era muy difícil, puesto que no soy precisamente un experto en el tema). Por ejemplo algunos detalles de la vida de Gary mientras estuvo afincado en Los Ángeles o sus trabajos posteriores tras abandonar TSR. En especial me ha llamado la atención su juego Legendary Adventures, del que no había oído nada y al que me gustaría echarle un ojo.

Por la parte negativa, me hubiera gustado que habiendo sido publicado en el 2015 recogiera algo de información sobre su monumento o los planes de su viuda con respecto a la obra de su marido (Castle Zagyg sin ir más lejos). Los que sigan habitualmente el blog de Erik Tenkar´s Tavern ya sabrán que hay cierta controversia sobre el tema, puesto que la fundación que gestiona los fondos recaudados para dicho monumento, y que es gestionada por su viuda Gail, ni da mucha información ni parece muy activa. Claro que para eso el autor tendría que haber podido hablar con Gail, lo que parece a todas luces que no ocurrió. Supongo que esa es la razón por la que el final del libro pierde algo de fuelle.

Por tanto, si lo que quieren es conocer un poco más sobre la infancia de Gary Gygax, del nacimiento de nuestra afición, de la creación de TSR y de su posterior caída, este es su libro. Pero si lo que buscan es saber que ha pasado en los últimos años con su legado o que podemos esperar del futuro, lamento decir que aquí no lo encontrarán. Que más hubiera querido yo.

Ahora solo nos queda esperar al documental sobre Dave Arneson que debería ver la luz este año. Será muy interesante poder comprar puntos de vista.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Reseñas Añejas: Greyhawk Ruins

Hace unas semanas reseñaba Castle of the Mad Archmage, una aproximación bastante reciente -y no oficial- a lo que podría haber sido el megadungeon utilizado por Gary Gygax durante las pruebas y la concepción de la primera versión de Dungeons and Dragons. Ahora le toca el turno Greyhawk Ruins, el módulo de TSR para AD&D 2ª edición marcado como WGR1 y que se podría considerar el primer intento serio de publicar el mítico dungeon.


Antes de ponernos manos a la obra tengo que hacer una advertencia. No he jugado ni dirigido la aventura. No me gusta hacer reseñas de nada que no haya podido probar por mi mismo, pero en este caso haré una excepción porque sinceramente no creo que la dirija nunca, al menos no como ha sido publicado. Hecha la salvedad, vamos a echarle un vistazo a este WGR1.

Un Poco de Historia


Greyhawk fue el primer suplemento publicado para D&D en 1975, aunque no contenía información sobre la ambientación y sí reglas adicionales. Esto se "arreglaría" en 1980 con la publicación del World of Greyhawk Folio y en 1983 con la mítica caja roja World of Greyhawk (reseñada aquí). Sin embargo en ninguna de esas publicaciones se daban detalles sobre la localización más famosa de la ambientación, las míticas ruinas del castillo Falcongrís. Por alguna razón, y pese a que se publicaron no pocos módulos y aventuras situados en Flaenia, el mítico megadungeon seguía sin ver la luz. Con la salida de Gygax de TSR y la adopción de Reinos Olvidados como la ambientación por defecto en 1985, pocas esperanzas quedaban ya. Y entonces en 1988 vio la luz el infame WG7 Castle Greyhawk (del que en su día ya hablé aquí). Un despropósito sin paliativos.

Hubo que esperar hasta 1990 para ver publicado este Greyhawk Ruins de Blake Mobley y Timothy Brown. Como decía, el primer intento serio de llevar el castillo de Falcongrís a los aficionados.

Contenido


El módulo está compuesto por unas tapas sueltas (al estilo habitual de los módulos de TSR de aquellos años) y un libreto de 128 páginas. El interior de las tapas incluye un pequeño mapa de la zona alrededor de las ruinas y una vista de perfil de los diferentes niveles. El libreto incluye el texto de la aventura, las descripciones de las diferentes estancias, un pequeño bestiario con nueve criaturas y los mapas (todos agrupados al final, sin que se puedan separar del resto de hojas).

Queda claro que por contenido estamos hablando de un módulo jugoso. Las ruinas se dividen en tres torres principales que ya no están en pie pero que albergan varios niveles de subterráneos bajo sus bases. En concreto se tratarían de las torres del Poder, de Zagig y de la Guerra. En total se describen 26 niveles diferentes y según el texto de la contraportada están diseñados para personajes de niveles 2-15.


Estilo, Arte y Cartografía


La maqueta del texto es la típica a tres columnas en blanco y negro con la mayoría de las imágenes ocupando un cuarto de la página. Las ilustraciones están firmadas por Thomas Baxa, Mark Nelson y Dave Simons. No puedo aportar mucho más sobre el trabajo de los artistas, porque no los conocía con anterioridad. He decir, eso sí, que el tono y estilo de las ilustraciones me gusta bastante. De alguna forma me recuerdan a las ilustraciones que solían acompañar a los libros de Elije tu Propia Aventura. La portada -bastante sosa- la firma Fred Fields.




En cuanto a los mapas, no aparece en los créditos el responsable, así que asumo que fueron los propios Blake Mobley y Timothy Brown quienes los diseñaron. En este caso son a color, aunque solo se utiliza para indicar diferentes alturas dentro de un mismo nivel, si bien esto último hay que intuirlo o investigarlo por Internet, ya que el módulo no incluye leyenda que explique el significado exacto de los colores. Que los mapas estén grapados al final de libreto separados de las descripciones no me parece la solución más operativa, aunque por suerte las habitaciones utilizan un sistema de numeración bastante bien pensado para que las búsquedas sean lo más rápidas posibles (una letra para indicar la torre, un primer número para el nivel y dos números más para la habitación).




Valoración Personal


En una primera lectura me gustó especialmente la forma del emplazamiento dividido en tres torres y los mapas. No sé hasta que punto es fiel a la campaña original, aunque me arriesgaría a decir que más bien poco. Como decía, los mapas y la estructura de la mazmorra me parecen de lo más interesante, aunque el tema de los colores y el estilo no son para tirar cohetes. El principal problema para mi, y que me llevó a descartar el módulo en favor del Castle of the Mad Archmage, fue el excesivo número de encuentros presentes. Lamentablemente me parece que este módulo se diseño haciendo cierto el estereotipo de monstruos habitando habitación con habitación esperando simplemente que alguien tire la puerta abajo y acabe con ellos. Es cierto que hay una especie de pequeña trama a disposición del Árbitro si quiere utilizarla, pero eso no quita que incluso en los niveles superiores presuntamente explorados hasta la saciedad hay presentes un buen número de enemigos.

En cualquier caso, tras la decepción con CotMA, pienso que descarté muy a la ligera este módulo. Si pudiera volver atrás creo que utilizaría los mapas de Greyhawk Ruins y eliminaría el exceso de encuentros. Sin duda es más fácil decirlo que hacerlo, sobretodo si no se dispone de mucho tiempo, pero creo que la experiencia de juego habría sido mejor.

De todas formas, como megadungeon para llevar directamente a la mesa, me parece que hoy hay propuestas mucho más atractivas: Stonehell sin ir más lejos. Sin embargo no hay duda de que un trabajo de 128 páginas ofrece no pocas ideas que pueden aprovecharse para el diseño de nuestras propias aventuras. Por eso no me arrepiento de haberlo comprado (tuve suerte y lo obtuve a un precio justo, arto difícil hoy en día con según que material).